LaLegalista.com

Cómo evitar que mis datos se usen con fines publicitarios

fines_publicitarios

Recibir un email con publicidad de una empresa a la que no recordamos haber dado nuestros datos, o recibir cartas comerciales de productos o servicios que no hemos solicitados, o incluso llamadas a nuestro número particular de empresas con las que nunca hemos tenido relación… ¿Te resultan familiares este tipo de relaciones comerciales?

De hecho, son muy habituales, pero para que este tipo de comunicaciones publicitarias se realicen se deben cumplir dos requisitos importantes: que la empresa tenga nuestros datos personales y que se haya dado consentimiento expreso – o al menos no oposición – a que los datos personales se usen con fines publicitarios.

Cómo evitar que mis datos se usen con fines publicitarios

Llevar el control de a quién cedemos nuestros datos personales y, sobre todo, dónde pueden acabar estos es complejo, pero no complicado de saber cuáles son los fines con los que se utilizarán los datos que aportamos cuando firmamos un contrato o establecemos una relación con una empresa determinada.   Es más, es posible evitar en buena medida que los datos personales propios se usen con fines de publicidad, ¿Sabes cómo?

Todos los datos de personas físicas que obtiene una empresa que se comunica un particular los ha “comprado” de un fichero y son datos reales que el propio usuario ha obtenido, en muchos casos, sin ser consciente de hasta dónde podría llegar la información personal que dio por un motivo concreto.

¿A quién cedemos los datos personales?

  • Leer la letra pequeña

Las empresas que recogen datos personales de usuarios o clientes están obligadas a dar información sobre el uso que harán de estos. ¿Cómo dan esta información? En la “letra pequeña”.

Un paso simple para evitar que los datos personales se usen con fines comerciales o de publicidad es leer la letra pequeña, ya que todas las empresas están obligadas no solo a informar del uso de que se hará de los datos personales cedidos, sino de dar a sus clientes la posibilidad de oponerse a ello.

En el apartado sobre la cesión de datos puede aparecer un cuadro que, al marcarse evitará la cesión de datos a terceros. Marcar este cuadro es la forma más sencilla de evitar buena parte de la información comercial que no se desea.

  • Atención a las promociones

Precios especiales o promocionales de cualquier empresa son una excelente gancho para aumentar el número de clientes, pero, ¿Cómo consiguen las empresas hacer grandes descuentos en sus tarifas? Una de las fórmulas pasa por la venta de los datos obtenidos en los contratos o, simplemente, en la solicitud de información.

De nuevo, es posible evitar que los datos personales se usen con fines publicitarios leyendo la información al respecto en las condiciones generales.

  • Todo tiene un precio

Las tarjetas de fidelización son cada vez más habituales en toda clase de negocios y tiendas tanto virtuales  como físicas, pero no son “gratis”. Suponen una interesante y rica forma de información para las empresas, con nombre y dirección asociados a hábitos de compra.

Valiosos datos para la empresa que proporciona la tarjeta, pero además, en muchos casos para terceras empresas. En este caso, evitar la cesión de datos prevé la no realización de tarjetas de fidelización o, posteriormente, realizar una solicitud al fichero que recoge los datos para que los elimine.

  • Concursos y sorteos

Del mismo modo que las tarjetas de fidelización son una forma de obtención de datos personales, también lo son los concursos y sorteos. Antes de presentarse a cualquiera de ellos, dando cualquier tipo de información personal, es conveniente leer las bases y normas entre las que se podría indicar la cesión de los datos, así como las formas para impedir que los datos se utilicen con fines publicitarios, que pueden ser la oposición o la solicitud de cancelación.

  • Estafas en redes sociales

Como denunciamos habitualmente a través de nuestros canales sociales, están proliferando timos con forma de vales descuento,  promociones o cheque regalos que no obligan a entregar nuestros datos personales. Las más conocidos son ejemplo el caso del cheque falso de mercadona, que te obliga a llamar a número premium o entregar tu número telefónico a cambio de un supuesto cheque regalo de 150€ en compras.

cheque_fraude_en_redesociales

 

  • Las listas públicas

Uno de los aspectos que recoge la Ley de Protección de Datos es que empresas y particulares pueden acceder a las listas públicas de datos (censos, listines telefónicos… ). Para evitar que recaben nuestros datos a partir de esta información pública, la única opción es registrarse en la Lista Robinson, que permite proteger todos los datos personales de comunicaciones comerciales o publicitarias por email, teléfono o dirección postal registrada en la lista.

Saber cómo evitar que mis datos personales se usen con fines publicitarios es la mejor forma de conseguir minimizar la publicidad no deseada. Pero, aun cuando los datos se hayan cedido en un primer momento, los usuarios también tienen derecho a reclamar la cancelación o modificación de sus datos.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.


*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información política de cookies y privacidad,

ACEPTAR
Aviso de cookies