LaLegalista.com

Proteger datos personales en redes sociales, consejos.

datos_personales_en_redes_sociales

Las redes sociales son parte de nuestra cultura y de nuestra sociedad, una plataforma en la que compartir información y con la que es posible mantenerse en contacto con esas personas a las que, quizás, no veamos tan a menudo como nos gustaría…

Últimamente oír que no están protegidos los datos personales de las redes sociales es muy frecuente, y hay quienes incluso defienden que no es recomendable abrir una cuenta si se quiere proteger datos personales propios o de terceras personas. Y no es que sea del todo falso, teniendo en cuenta que los perfiles en muchas redes sociales son públicos por defecto, pero es poder del usuario decidir qué tipo de información comparte y cuál es el alcance de la misma.

Consejos para proteger tus datos personales en redes sociales

1 ) Elige contraseñas seguras

El primer paso para tener bajo control los datos personales y privados de una cuenta en cualquier red social es este: elegir una contraseña segura y difícil de descifrar. Una combinación de letras, caracteres y números es siempre la mejor opción.

2 ) Mantenlas guardadas. Elegir una contraseña segura es importante, pero también lo es protegerla y no compartirla ni, siquiera con aquellas personas que creemos de nuestra entera confianza. De mala fe, o por un descuido, nuestra contraseña puede terminar siendo el eslabón que haga públicos nuestros datos.

Por cierto, y si es posible, nada de repetir la misma contraseña en dos o más perfiles sociales, es un pequeño ejercicio de memoria, pero resultará muy útil para proteger datos en las redes sociales.

 

2 ) Familiarízate con el panel de privacidad

El panel de privacidad es el “gran desconocido” de las redes sociales ¡ con lo útil que puede ser para nuestro cometido ! Bastaría una visita rápida, mediante un clic para descubrir que es posible: limitar la aparición de nuestro perfil o de nuestras fotos en los buscadores, limitar quién puede solicitar ser nuestro contacto e, incluso, establecer un control para revisar quién nos etiqueta en las fotografías y en cuáles…

Nada más abrir un perfil en una red social, visita el panel de privacidad y establece tus “normas”, no las que vienen por defecto. Esta acción se puede realizar más adelante, por supuesto, pero mejor evitar el problema desde el principio.

3 ) Vigila a tu red de contactos

Tener una red de contactos amplia y más “amigos” que tus amigos es un objetivo – absurdamente – común entre los usuarios. Pero, tener más amigos no significa tener una vida social más activa, sino aumentar el alcance de nuestra información.

¿Por qué? Pues porque en muchos casos el alcance de nuestros datos en las redes puede llegar a amigos de los amigos o hasta a contactos de tercer nivel… O sea, la información personal es más difícil de controlar cuando la red de contactos es muy amplia.

4 ) Limita la visibilidad de tu información

Datos sobre la ciudad de residencia, la fecha de cumpleaños, el nombre de la pareja, los hijos. ¿De verdad es necesario compartir toda esta información públicamente? Es más, en ocasiones, se completa con nuestros datos en redes sociales de ubicación el determinados momentos o con nuestras rutinas, existen cientos de aplicaciones para ello: sobre hábitos de deporte o sobre vacaciones, entre otros.

Si vas a dar esta información asegúrate de tener el control de hasta donde llegarán estos datos en las redes: compartir, dar la aprobación o comentar hará que esta información se extienda…

5 ) Valora el alcance de la información que vas a dar

Sin límites a la privacidad todos los datos personales de las redes sociales son públicos. Haz una prueba rápida: escribe tu nombre en un buscador y comprueba toda la información a la que tiene acceso quienes lo introducen igual que tú (emails, fotografías, teléfono, lugar de residencia, familiares…), la prueba se puede repetir con el email o con el teléfono. Un aspecto que hace necesario valorar qué se comparte, antes de compartirlo.

6 ) La clave: Proteger mis datos de las redes sociales personalmente

No hay que renegar de las network, ni tenerles miedo. Lo que sí que es cierto es que hay que usarlas de una forma prudente y responsable, valorando muy bien qué datos que aparecen en las redes sociales podrían terminar siendo públicos. Reclamar  la protección de tus datos personales de las redes sociales es difícil, en parte, porque las condiciones de uso establecen que imágenes e información pueden ser públicos.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.


*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información política de cookies y privacidad,